Dalbulus maidis

Investigación detalla cómo un hongo puede controlar la principal plaga de cultivos de maíz en Brasil

8 de marzo de 2024

El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, es parte de una colaboración entre la empresa Koppert y organizaciones no gubernamentales, dentro de la Universidad de São Paulo.

BiologicalsLatam

SUSCRÍBETE
A NUESTRO
NEWSLETTER

La chicharrita del maíz (Dalbulus maidis) se ha convertido en un dolor de cabeza para los agricultores de maíz.

Por ello, una investigación busca controlarla a través de agentes bioinsecticidas que se emplean en productos que ya se comercializan, como el hongo Cordyceps javanica (anteriormente denominado Isaria fumosorosea o Cordyceps fumosorosea).

Esta especie de hongo, de acuerdo a la pesquisa, posee un alto potencial de control de insectos succionadores, pero hasta ahora no se sabía exactamente de qué manera transcurría ese proceso.

Para dilucidar los mecanismos y conocer cómo actúa este hongo entomopatógeno sobre la chicharrita del maíz, se llevó a cabo un estudio pionero en el Centro de Investigación Avanzada de São Paulo para el Control Biológico (SPARCBio), constituido por The São Paulo Research Foundation (FAPESP) y por la empresa Koppert Biological Systems, y se realizó en la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz, de la Universidad de São Paulo (Esalq-USP).

La investigación estuvo a cargo de la ingeniera agrónoma Nathalie Maluta, posdoctora en el área de fitosanidad e investigadora de Koppert Brasil, y contó con la participación de Thiago Rodrigues de Castro, coordinador de Investigación y Desarrollo de Koppert Brasil, y de João Roberto Spotti Lopes, docente de la Esalq-USP. Y los resultados de este estudio salieron publicados en la revista Scientific Reports.

“Nuestro trabajo puso en evidencia que este hongo empieza a tener efectos sobre la conducta de las chicharritas del maíz dos días después de la fumigación con el bioinsecticida, al menguar la actividad alimentaria de los insectos en los vasos del floema de las plantas de maíz, el sitio en donde se concreta la transmisión de fitopatógenos”, comentó Maluta a Agência FAPESP.

DAÑOS DE  LA CHICHARRITA

Este diminuto insecto se encuentra -actualmente-, distribuido en prácticamente todo el continente americano, desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

En Brasil se vale únicamente de las plantas de maíz como hospedantes, y aún se desconocen sus mecanismos de adaptación a otros vegetales.

En la planta de maíz, la chicharrita causa un daño directo mediante la succión de la savia del floema, el tejido vivo a través del cual circulan compuestos orgánicos solubles −especialmente la sacarosa−, en el cuerpo del vegetal.

Pero este no es el principal problema: el insecto es también un transmisor de fitopatógenos –bacterias y virus–, que pueden causar daños a las especies vegetales, afectar su productividad y, como consecuencia de ello, también la producción de maíz.

Para combatir a la chicharrita del maíz –menguando su población y principalmente impidiendo la transmisión de fitopatógenos a nuevas plantas hospedantes–, lo habitual es la adopción de dos estrategias: la fumigación con productos agroquímicos y el control biológico.

Los insecticidas químicos son lejos los que más se emplean, aunque debido a sus desfavorables efectos colaterales, el control biológico ha venido obteniendo una creciente adhesión.

ELECTRICIDAD, LA CLAVE

Una técnica aún poco conocida en Brasil llamada electrical penetration graph (EPG), fue la clave de este estudio para medir resultados de la biofumigación.

El estudio consistió en conectar un electrodo a la chicharrita de prueba, que se encuentra activa sobre la planta de maíz. Con ello, pudieron medir la actividad de su estilete –es decir, su estructura bucal, similar a unas minúsculas pajillas que utiliza para succionar la savia–.

Con ello, se pudo monitorear y asociar las formas de las ondas producidas con las actividades biológicas que realizan los insectos. Salvadas las debidas proporciones, este procedimiento es análogo al del electrocardiograma, que monitorea gráficamente la actividad del corazón.

“La técnica de EPG genera formas de ondas con distintas características, tales como el nivel de tensión, de frecuencia y de amplitud, que pueden correlacionarse con las actividades biológicas de estos insectos. Esto nos permite saber en tiempo real qué están haciendo y qué está sucediendo con ellos, lo que comprende al efecto del bioinsecticida sobre su actividad succionadora o transmisora de patógenos”, señaló Maluta a FAPESP.

La chicharrita del maíz conectada al electrodo del sistema de EPG sobre una planta de maíz (foto: Nathalie Maluta).

La investigadora detalla que el producto en base a hongos se fumiga sobre las plantas y llega a los insectos que allí se encuentran presentes, “depositando una película sobre la superficie vegetal con la cual entran en contacto los insectos que posteriormente se posan. De una manera u otra, los hongos penetran en los cuerpos de los insectos”.

Maluta explica que si bien el efecto del insecticida no es inmediato, ya que su germinación requiere algunos días para luego producir las esporas que causan la muerte de los insectos, sus efectos sí se pueden apreciar ya que los hongos empiezan a afectar el comportamiento de los insectos, incluso su conducta alimentaria.

La investigadora afirma que la actuación del Cordyceps javanica es por entero específica y no reviste ningún riesgo para los consumidores tanto humanos como animales; tan es así que se permite su uso en cultivos orgánicos. “Este hongo ya existe y actúa en la naturaleza. No se lo fabricó en un laboratorio mediante manipulación genética”, enfatiza.

Maluta sostiene que la gran proliferación de la chicharrita, además de haberse agravado ahora debido a la crisis climática, su presencia en el maíz es una consecuencia directa de la expansión de monocultivos a gran escala, y fundamentalmente del uso inadecuado de las herramientas de manejo como el control químico.

“Al aplicar insecticidas químicos sin un previo monitoreo y sin saber si existe la necesidad de aplicar alguna medida de control, se concreta la selección de ejemplares resistentes, toda vez que los insectos susceptibles se mueren y los resistentes permanecen en el campo, a punto tal que ningún instrumento de control funcione. Es necesario alterar radicalmente las estrategias de manejo”, dice.

Para leer el paper, puede hacer click en este enlace: DC-electrical penetration graph waveforms for Dalbulus maidis (Hemiptera: Cicadellidae) and the effects of entomopathogenic fungi on its probing behavior.

SUSCRÍBETE
A NUESTRO NEWSLETTER

Noticias
Relacionadas

Brasil: mercado de bioinsumos crece un 52%

Brasil lidera la aplicación de bioinsumos agrícolas en todas las categorías del segmento. Así lo sostienen los investigadores de Embrapa (Corporación Brasileña de Investigación Agrícola), Mariangela Hungria y Marco Antonio Nogueira, quienes además señalaron que el...

Rovensa Next: Líder en biosoluciones se consolida en Colombia

En Rovensa Next, pioneros en biosoluciones, diez empresas del Grupo Rovensa se unen bajo una única marca conformando la mayor plataforma de biosoluciones para la agricultura sostenible. Nuestro compromiso radica en liderar el cambio hacia el futuro sostenible de la...

Sobre nosotros

Para solicitar más información o enviar comunicados sobre biológicos, escríbanos a biologicalslatam@redagricola.com.   

Biologicals Latam es una revista digital trimestral de Redagrícola que informa de manera especializada sobre la intensa actividad que se está desarrollando en el espacio de los bioinsumos para la producción agrícola. Esta publicación en español e inglés es complemento del Curso Online de Bioestimulantes y Biocontrol y las conferencias que este grupo de medios realiza en torno al tema.