28/Jun/2022

#06

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Subscribe to our newsletter

*Requerido / required
Idioma / Language

Foco en Colombia: industria de bioinsumos busca cerrar las brechas

Pese a la larga tradición que tiene el país en el uso de bioinsumos para el campo, hoy estos productos no superan el 5% del mercado total de insumos agrícolas. Una baja participación que se busca revertir a nivel gubernamental por la coyuntura global de los fertilizantes y la necesidad de activar nuevos cultivos con potencial de exportación.

Ximena González 

El desafío de Octavio González es encontrar nuevos microorganismos que puedan ser utilizados para ayudar en la producción en el campo. “Los Bacillus, el Trichoderma y la Beauveria ya se han trabajado mucho”, dice cuando explica su plan para producir nuevas formulaciones para controlar plagas y enfermedades en los cultivos. “Queremos salir de los microorganismos tradicionales y desarrollar nuevos biocontroladores”.

“Queremos salir de los microorganismos tradicionales y desarrollar nuevos biocontroladores”

Octavio González, director de investigación y desarrollo de Abonamos S.A.S.

La búsqueda que realiza como director de investigación y desarrollo de la compañía Abonamos S.A.S., es parte de un esfuerzo mayor de investigadores y científicos colombianos por desarrollar una industria local de soluciones biológicas para la agricultura del país. Hoy hay registradas 248 empresas ante el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) que producen y comercializan localmente bioinsumos para uso agrícola. En 2020 había 235.

Esto, para nutrir y proteger a una creciente industria de la exportación agraria que depende cada vez más de estas alternativas a los agentes químicos derivados del petróleo que usualmente se han utilizado para fertilizar y proteger los cultivos.

“Entre los sectores que han impulsado el consumo de bioinsumos están el aguacate Hass, las pasifloras, los arándanos, el banano, el café y otros productos de exportación”, dice Nicolás Cock Duque, presidente de BioProtección Global, la federación internacional de asociaciones nacionales de biocontrol. “Este crecimiento en la agroexportación no solo se da por el tema de residualidad; también porque los productores están optando por bioinsumos como una alternativa de buen desempeño”.

“La demanda de biológicos se ha acelerado a raíz de la escasez de fertilizantes químicos y de las alzas brutales que ha habido en los precios”

Nicolás Cock Duque, presidente de BioProtección Global

 

Para la destacada académica Marina Sánchez, líder del grupo de investigación en Agroecología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) sede Palmira, hay un motivo adicional que ha llevado a que sean los exportadores los que estén dando un impulso a estas soluciones. “La agricultura de exportación en Colombia se enfoca principalmente en monocultivos, lo que erosiona la calidad de los ecosistemas y sus mecanismos de defensa”, dice. “Esto propicia el surgimiento de plagas y pestes lo que lleva a que busquen alternativas biológicas ante las crecientes restricciones de pesticidas y fungicidas en los mercados internacionales”.

“La agricultura ha desarrollado una dependencia en insumos agroquímicos derivados del petróleo y que hacen que sus precios suban cuando sube el precio del barril”

Marina Sánchez, líder del grupo de investigación en Agroecología de la UNAL, sede Palmira.

 

Entre tanto, Jaime Rubio, Gerente Nacional de Ventas en BASF agrega que, “la tendencia más grande en el uso de bioinsumos se está dando en cultivos bajo invernadero, pero no quiere decir que no estén indicados en cultivos a campo abierto. Por ejemplo, en café hay una tendencia para el control de broca con Beauveria bassiana y en general, básicamente en cultivos de exportación, en donde los registros de los agroinsumos tradicionales son más estrictos en todo lo que tiene que ver con residuos en el producto final”.

 

El factor coyuntural en una tradición milenaria

Un bioinsumo es un producto derivado de una fuente biológica que puede ser usado para fertilizar, nutrir o proteger los campos. “Es un ser vivo, tal como lo son nuestros microorganismos o nuestros insectos benéficos, los que pueden ser usado con fines distintos”, dice Paola Cuartas, jefa del departamento de bioproductos de Agrosavia. “Para mejorar la productividad del cultivo al garantizar una mejor movilización o disponibilidad de nutrientes en el suelo, pero también mediante el control de diferentes insectos o enfermedades que pueden estar afectando la productividad”.

“Un bioinsumo es un ser vivo, tal como lo son nuestros microorganismos o nuestros insectos benéficos, los que pueden ser usado con fines distintos”

Paola Cuartas, jefa del departamento de bioproductos de Agrosavia.

 

Su uso en los cultivos es una tradición de varios siglos en Colombia y que encuentra sus raíces en las culturas indígenas y afroamericanas, dice Marina Sánchez, de UNAL. No obstante, esta ha encontrado un impulso en lo reciente ante los altos precios de los fertilizantes tradicionales por las restricciones generadas por la pandemia y la guerra Rusia-Ucrania. “La agricultura ha desarrollado una dependencia en insumos agroquímicos derivados del petróleo y que hacen que sus precios suban cuando sube el precio del barril”, dice la académica. “El fortalecimiento reciente de lo biológico es un regreso a la tierra, a la finca, con lo que se busca terminar con esa dependencia”.

Un punto con el que coincide Cock Duque. “La demanda de biológicos se ha acelerado a raíz de la escasez de fertilizantes químicos y de las alzas brutales que ha habido en los precios”, dice. “En Colombia lo estamos viendo también de manera muy evidente”. Señala que esto no solo se ve por la iniciativa de los agricultores y los gremios de los diferentes cultivos. También desde el mismo gobierno nacional que está convocando a los fabricantes de bioinsumos para poder consolidar y tener claridad de la oferta disponible para suplir los faltantes que se prevén.

“La actual coyuntura ha generado escasez de agroquímicos en general: fertilizantes y plaguicidas y dentro del grupo de los plaguicidas particularmente los fungicidas y herbicidas han tenido un incremento en precios de una forma desorbitante”, dice Octavio González de Abonamos, destacando la creciente necesidad entre los agricultores de no ser tan dependendientes de los agroquímicos. “Hoy en día hay más conciencia hacia el uso de biológicos dentro de los sistemas de producción”.

 

Baja Participación

Sin embargo, frente a todo este potencial de desarrollo, Cock Duque, destaca que actualmente los bioinsumos representan solo entre el 4% o 5% del mercado total y claramente, dice, no hay una capacidad instalada hoy que esté en posibilidad de reemplazar los químicos de un día para otro. “Esa cifra significa que hoy el 95-96% del mercado es de soluciones químicas”, dice. “Sin embargo, sí se nota una demanda mucho más acelerada por este tipo de soluciones que no son tan afectadas en sus costos de producción, como sí lo son aquellos productos que son importados y que están expuestos a la tasa de cambio, a las volatilidades por el precio del petróleo, al tema de las cadenas de abastecimiento y la escasez de contenedores”.

Frente a los jugadores del mercado de bioinsumos en el país, Cock destaca que hay una serie de fabricantes que han apoyado al desarrollo inicial de tecnologías que han demostrado su eficacia, su pertinencia y su competitividad. “Estos fabricantes hoy están en capacidad de respaldar o resolver una porción más grande de las necesidades que tienen los agricultores en cuanto a biológicos, es decir, están en capacidad de empezar a complementar o hacer menos crítica esta altísima dependencia que tenemos de insumos sintéticos”, dice. De las 248 empresas registradas hoy como proveedoras de bioinsumos, 132 son productoras. Cabe destacar que en 2009 había en total 90 compañías registradas, la mayoría de las cuales eran solo importadoras. De acuerdo con información del ICA, mientras en el 2016 se producían 1.509.841 millones de kilogramos de bioinsumos en Colombia, en 2020, la producción alcanzó un crecimiento del 80,2% con un total de 2.042.291 millones de kilogramos (646.502 litros de bioinsumos).

A nivel de uso, las cifras de BioProtección Global señalan que, en Latinoamérica, actualmente, Colombia es el cuarto país que más consume bioinsumos. La mayor parte es de Brasil con el 48,7% del total regional. Le sigue México, con 24,7% y Argentina, con 16,4%. Más atrás está Colombia, con 4,1%, seguido muy de cerca por Chile, que se lleva el 3,7%.

 

El crecimiento que viene

Se espera que las cifras vayan incrementando. Y es que, según el Plan de Bioeconomía al 2030 del MinCiencias, se tiene proyectado que la bioeconomía aporte 10% al PIB en el año 2030 y que, a ese mismo año, haya más de 500 bioproductos que incluyan nuevos principios activos, bioproductos en etapas pre-comerciales y comerciales y ampliaciones de registros a nuevos mercados nacionales e internacionales.

“Cada vez hay más registros ICA para bioinsumos que vienen siendo aprobados, asimismo nuevos jugadores, tanto nacionales como internacionales que están entrando al mercado colombiano. Desafortunadamente en el sector hay mucha informalidad y mucha piratería de productos de mala calidad y, eso desafortunadamente es un enemigo muy grande de las empresas que sí hacen el trabajo bien hecho, que hacen investigación, desarrollo, control de calidad, que son legales en todos los sentidos”, señala el presidente de BioProtección Global.

Por su parte, Carlos Sepúlveda, gerente de mercadeo en BASF agrega que, “están ingresando al mercado formulaciones profesionales, de productos especializados y para eso han entrado en el mercado compañías multinacionales, de alta innovación, de alta tecnología, que no solamente tienen un biológico, sino que tienen determinadas cepas con un proceso industrial y tecnificado que hacen que sean más activos biológicamente y tengan un mejor resultado en campo”.

“Muy pronto tendremos en el mercado un inoculante de semilla, que va a hacer que las semillas al germinar desarrollen un mejor sistema de raíces y puedan tomar mejor el nitrógeno, es decir, nutrirse de forma natural y de forma más eficiente”

Carlos Sepúlveda, gerente de mercadeo en BASF.

 

La compañía de origen alemán es uno de los ejemplos de la transformación que se está viendo en este sector al pasar a complementar sus formulaciones agroquímicas con biológicas. BASF ya tiene en Colombia algunos productos en el mercado, como un extracto botánico para el control de ácaros y nemátodos. “Además, muy pronto tendremos en el mercado un inoculante de semilla, que va a hacer que las semillas al germinar desarrollen un mejor sistema de raíces y puedan tomar mejor el nitrógeno, es decir, nutrirse de forma natural y de forma más eficiente”, dice Carlos Sepúlveda, Gerente de Mercadeo en BASF. Agrega que lanzará un fungicida biológico para el control de Botrytis en tomate y en flores. 

Por su parte, el director de investigación y desarrollo de Abonamos S.A.S. indica que el mercado cambió y más que el mercado, los consumidores están cambiando y esto ha hecho que las empresas migren a los bioinsumos. “Nosotros como compañía hemos estado muy enfocados en la nutrición vegetal, en el manejo del suelo y en la sostenibilidad donde nos enfocamos en los acondicionadores orgánicos, de enmiendas y fertilizantes orgánico minerales”. 

Dice que, además, la compañía ha estado muy enfocada en el negocio de microorganismos o biológicos para la nutrición vegetal. “En nutrición vegetal trabajamos con hongos formadores de micorrizas como inóculos micorrizales, inóculos fijadores de nitrógeno, solubilizadores de fósforo o microorganismos transformadores de materia orgánica. Ahí ha estado nuestro enfoque”, comenta Octavio González y destaca que los bioinsumos con los que trabajan también están encaminados a la nutrición vegetal.

 

Cultivos con necesidades urgentes

Según la entidad de investigación estatal Agrosavia, hay sectores productivos que aún carecen de soluciones biológicas. Es el caso de los cultivos de mango, limón, arándanos, uchuva, pitahaya, gulupa, piña, naranja, toronja y mandarina. Se trata de productos con amplio potencial exportador, pero que tienen pocas opciones biológicas para resolver los problemas identificados, donde prevalecen mosca de la fruta, HLB, mosca del mediterráneo, Fusarium, cochinilla y antracnosis.

 “Hemos podido observar que aunque hay baja disponibilidad de productos para estos frutales, sí existen bioinsumos que se han desarrollado para otros sistemas productivos, con lo cual se debería explorar su potencial para realizar ampliaciones de registro para el control de plagas en común”, dice Martha Gómez, experta en desarrollo y formulación de bioinsumos en Agrosavia. “Colombia, antes de abrir nuevos mercados para la exportación, debe garantizar que realmente podemos suplir las necesidades de control de plagas y enfermedades a través del uso de bioinsumos”.

“Colombia, antes de abrir nuevos mercados para la exportación, debe garantizar que realmente podemos suplir las necesidades de control de plagas y enfermedades a través del uso de bioinsumos”

Martha Gómez, experta en desarrollo y formulación de bioinsumos en Agrosavia

 

Una encuesta complementaria de la entidad entre 200 empresas de bioinsumos detectó que no hay soluciones en camino para estos retos. Si bien entre ellas identificaron 32 productos que están en desarrollo, solo 11 se acercan a los problemas de estos sistemas productivos, pero ninguno lo indica de manera directa en su registro.

 De todos modos, Marina Sánchez dice que buena parte del desarrollo de biológicos en Colombia sigue ocurriendo en las mismas fincas, con los materiales que los agricultores tienen a mano. “Colombia es un país con suelos muy fértiles y con agroecosistemas diversos que generan sus propias soluciones para la nutrición y el control”, dice. “Es clave que esto también se siga desarrollando para que la agricultura no pase de la dependencia de una industria a otra”. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Subscribe to our newsletter

*Requerido / required
Idioma / Language

Sobre nosotros

Para solicitar más información o enviar comunicados sobre biológicos, escríbanos a contact@biologicalslatam.com.   

Biologicals Latam es un newsletter quincenal de Redagrícola para informar de manera especializada de la intensa actividad que se está llevando a cabo en el espacio de los bioinsumos para la producción agrícola. Esta publicación en español e inglés es complemento de las series de cursos y conferencias que este grupo de medios realiza en torno al tema.